Bienvenidos a mi Blog...

"Las amistades se construyen de -a pedacitos-. Pedacitos de tiempo que vivimos con cada persona. No importa la cantidad de tiempo que pasamos, sino la calidad del tiempo. Cinco minutos pueden ser más importantes que un día entero.
Así, hay amistades hechas de risas y dolores compartidos, otras de la escuela, otras de salidas, cine y diversión; también están aquellas que nacen y no sabemos de qué o por qué, pero sabemos que están presentes. Tal vez están hechas de silencios compartidos, o de mutua simpatía que no tiene explicación.
Yo pienso que el tiempo que pasamos con cada amigo, es lo que hace a cada amigo tan importante.
Porque el tiempo "perdido" con amigos no existe, es tiempo ganado, aprovechado, vivido...
Son recuerdos para un momento o..., para toda una vida".

"La ruta del escribir....", nació para compartir esos pedacitos de tiempo con vosotros. Reflexiones, poesía, comentarios,..., es el todo de mi diario personal, que no son más que pedacitos que forman parte de mi vida.

Gracias por compartir conmigo este ratito...
Fuente Dé - El Cable a 1450m.

Ellos se había marchado el sábado a ¡Cantabria! y a ¡Asturias! a pasar el fín de semana (hasta el Lunes), y nosotros nos quedábamos en casa. Me hacía una enorme ilusión que Emma y Bea se fueran con Sergio y Marián,porque se merecían unos días alejadas de estos lares.
Habíamos quedado el día anterior a tomar algo, ¡para despe
dirnos por 3 días que no nos íbamos a ver!, ¡qué fuerte! ¿verdad?, pues sí, y mientras hablábamos,yo quedé en hacerles unas tortillas para el camino, ( ...y unas croquetillas).
Al día siguiente, allí me presenté para dejarles el almuerzo, y... despedirnos...
Y se marcharon, mientras yo en casa iba calculando por donde podían estar pasando..., y fué cuando
ya por la tarde-noche nos llaman para decirnos que ya habían llegado...
Y llegó el domingo, nos levantamos, y, haciendo alarde de la impulsividad poseída, y sin convencernos de que sería una locura, nos preparamos, nos cargamos de energía aventurera, y... cogimos carretera a Cantabria. Quienes me conocen saben que esto es normal en mí, pero esta vez tuve la camaradería de mi "churri" y de mi pequeña. Y allá nos fuimos.... Durante el camino nos hacía unas enormes ganas de llegar para ver sus caras al encontrarnos allí... ¡Es impresionante el paisaje, el aire,.... todo de Asturias!. Se me hizo extraño, me rozó la melancolía, la añoranza de pasar por mi pequeño trocito de Asturias (mi casa cuando estoy ahí), y no parar. Pero me consolaba que el Lunes estaríamos en Covadonga...., y mi energía aumentó de repente...Sobre la 15:00h, tuvimos una llamada de ellos, comentándonos lo bien que lo estaban pasando, que habían ido a Fuente Dé, subieron en el Teleférico y que allí arriba entre la nieve, se convirtieron en niños, a juzgar por sus palabras, ¡cuánto me alegraba por ellos!. Estaban entonces en El Molino, un restaurante precioso por su ubicación y por su comida excepcional (como es normal en esos parajes), y ajenos a la sorpresa, intentaban darnos envidia...
Desfiladero de La Hermida

Mientras íbamos por el Desfiladero de La Hermida, les hize una llamada,más que nada para tantear por dónde estaban..., se habían acercado hasta San Vicente de la Barquera, y estaban de regreso a Potes, lugar donde nos reencontraríamos... todo iba sobre ruedas. Nosotros ya en Potes, pasamos por ellos cruzando por el puente, estábamos nerviosos por cómo lo íbamos a hacer. Aparcamos el coche, y nos fuimos detrás de ellos. Fué super gracioso... Primero hacen fotos en el templete de música, (nosotros escondidos en una callejuela), luego se ponen a ver las fotos (nosotros escondidos detrás de la columnas de los soportales, enfrente a ellos), luego que bajan por unas escaleras hacia el paseo del río, (y nosotros detrás). Fue entonces cuando ya nos vieron, primero Bea, que atónita, no se lo podía creer... y, luego ya todos ¡fué un subidón!, Marián me abrazó y nos pusimos a saltar (parecíamos unas taradas), Sergio me hizo volar, y Emma, también alucinada, se le encendió aún mas la ilusión... Todos nos abrazamos con todos, era un momento indescriptible.... Estábamos todos contentos,alegres, deseando hacer muchas cosas todos juntos..., -el equipo estaba al completo-... Nos hicimos fotos para inmortalizar la ilusión que nos recorría por todo nosotros.....
Potes (Cantabria)

Luego una sidrina, a cenar y para la casita rural.... La Posada Rural es preciosa, en un enclave privilegiado, rodeada de los Picos de Europa aún nevados.... impresionante el lugar. La habitación muy acogedora, muy bien decorada en lo rural pero con elegancia... Despues de una noche en la que se descansó de maravilla, bajamos a desayunar, bueno,por decir algo, porque aquello era para desayunar, comer y cenar, todo junto.... Nos hicimos unas fotos en la casa y su entorno,porque ello lo merecía, estuvimos hablando con Antonio y Angeles, los dueños de la casa (...que son un encanto de personas....), y ya todos reunidos, pues a darnos el mañanero banquete.... Una vez nos despedimos del lugar, cogimos carretera hacia Asturias, en concreto, a Covadonga.... Hacía un día expectacular, es como si Covadonga nos estuviera esperando con una sonrisa... Paseamos por el entorno de la Basílica, nos acercamos a ver a la Santina, yo, particularmente, me sentía envuelta en una paz tan añorada como deseada allí... Y nos tocaba ya despedirnos de aquel magno y real sitio.... Nos fuimos a comer a Casa Morán, a comer por decir otra vez algo, acabamos a reventar.... Cogimos coche y carretera de vuelta hacia la rutina, ¡qué pena se acabe tan pronto lo agradable y bueno! ¿no?....

Nos quedamos con lo apasionante que fue esta aventura, el reencuentro con unos amigos, los cuales, son la caña,de los que ya no abundan... , y en lo bien que nos lo pasamos todos juntos.

Quedan unos recuerdos mágicos e intensos, recubiertos con todo el cariño que hemos depositado cada uno de nosotros.

Gracias por todo

A Marián, Emma, Bea y Sergio






.